Felicidad detrás de un sueño

Tener ilusión es tener sueños, esperanzas y fantasías por realizar, y esto es la clave para introducir cambios positivos en nuestra vida, ya que nos favorece nuestro desarrollo mental y nuestra estabilidad emocional.
La ilusión es el elemento que nos hace tener ganas de vivir y, por lo tanto, de realizar proyectos pasando por encima de cualquier obstáculo que nos pueda surgir. Este sentimiento está directamente relacionado con las emociones, sensaciones, pensamientos, actitudes positivas de las personas con las cuales todos nacemos y se potencia en cada uno de nosotros, teniendo en cuenta otros factores como la sensibilidad, el entusiasmo o la creatividad y que no es la misma para todos. (es decir entre hermanos podemos tener diferencias).
Sin embargo, se debe tener en cuenta y muy claramente la diferencia que existe entre los sueños idealistas y los sueños realistas. Los sueños idealistas son útiles para ayudar a establecer metas, hallar una motivación interna y luchar por la perfección, junto con entusiasmo que aportan para hacerse realidad en lo inmediato. Por otra parte, los sueños realistas, hacen apreciar el tiempo que conlleva hacerse realidad, dan espacio para que sea más humano e imperfecto en su ejecución. Por este motivo, es recomendable que el sueño realista tenga la dosis justa de idealismo, porque sino será inalcanzable y si no sabemos sobreponernos a continuar trabajando en su desarrollo, podría frustrarnos.
Es importante destacar que las personas soñadoras suelen ser felices por naturaleza, ya que tienen una muy buena predisposición para vivir la vida; ríen, saben compartir y son capaces de alcanzar los sueños con su esfuerzo, trabajo y persistencia. Estas personas son conscientes de que no todos los días serán tan hermosos, que habrá días de soledad y tristeza, pero aún a pesar de esas situaciones, tienen claro que vale la pena seguir adelante con sus sueños. 

Pero ¿cómo podríamos convertirnos en una persona con sueños y ser más felices?. Aquí compartimos algunos Tips:
  • Debes tener un sueño: Si no tienes sueños, no llegarás a ningún lado. Nada te impulsará. No tendrás motivación ni nada te hará ilusión. Eso sería sobrevivir, no vivir.
  • Explicarlo: Ya hemos visto lo esencial de comunicarse con tu familia, amigos, pareja, entre otros. Cada vez que lo cuentes, el sueño crece, parece más real.
  • Escribirlo: Cuando escribes algo, puedes leerlo siempre, y esto hace que lo recuerdes. Así, el sueño adquiere fuerza, consistencia y contenido. Escribe los detalles, los imprevistos. El proceso. Te ayudará mucho escribir.
  • Pensarlo: Tu mente tiene el poder de crear cosas. Es energía. Imagínate tu sueño. Visualízalo. Siéntelo. Si te emocionas con él, para ti ya es real. Ya lo ves en tu imaginación. Tiene un poder increíble. Todos los grandes sueños de esta humanidad antes fueron imaginados en la mente de un soñador.
  • Trabajar con voluntad: Necesitamos voluntad para conseguir nuestros sueños. Sin voluntad no hay felicidad. Sólo lo que consigues con esfuerzo tendrá valor para ti. Sin reto, sin emoción, sin entrega, no hay vida.
El valor más grande de un sueño no es lo que obtendrás de él, sino la persona en la que te convertirás al buscarlo. ¡Al final, lo que conquistamos no son nuestros sueños, sino a nosotros mismos! (consideralo) ¿Y tú, tienes algún sueño por cumplir? Coméntanos a contacto@soyfelizyque.cl. 

Soyfelizyque

Una invitación a ser feliz!.