¿Por qué esforzarnos para ser más felices?

En caso de que aún no te hayas convencido de la importancia de ser felices, te comentamos que la evidencia científica nos revela muchas razones para motivarnos. Muchos documentos demuestran que ser más feliz no solo te hace sentir bien, sino que trae consigo múltiples beneficios adicionales. En comparación con sus compañeros menos felices, las personas más felices son más sociables y enérgicas, más caritativas y cooperativas, y más apreciadas por los demás. No es de extrañar entonces, las personas más felices son más propensos a casarse y permanecer casados y tener redes más ricas de amigos y apoyo social. Además, contrariamente a la sugerencia de Woody Allen en Annie Hall de que las personas felices son "superficiales y vacías, y ... no tienen ideas ni nada interesante que decir", en realidad muestran más flexibilidad e ingenio en su pensamiento y son más productivos en sus trabajos. Son mejores líderes y negociadores y ganan más dinero. Son más resistentes frente a las dificultades, tienen sistemas inmunológicos más fuertes y son físicamente más sanos. La gente feliz incluso vive más tiempo!

Consideremos sólo dos de los ejemplos de arriba: dinero y matrimonio. El comediante Henry Youngman una vez bromeó: "¿De qué sirve la felicidad? No se puede comprar dinero". Era muy divertido, pero estaba equivocado. Un estudio ha demostrado que aquellos que eran felices como estudiante de primer año de la universidad tenían salarios más altos dieciséis años más tarde (cuando estaban en sus mediados de los años treinta) sin una ventaja de la riqueza inicial. En otro estudio, el cual también siguió a los estudiantes de pregrado con el tiempo, las mujeres que expresaron su alegría sincera en sus fotos del anuario de la universidad tenían relativamente más probabilidades de estar casadas a los veintisiete años y más probabilidades de tener matrimonios satisfactorios a los cincuenta y dos años.

En resumen, a través de todos los dominios de la vida, la felicidad parece tener numerosos subproductos positivos que pocos de nosotros hemos tomado el tiempo de entender realmente. Al volvernos más felices, no sólo aumentamos las experiencias de alegría, contentamiento, amor, orgullo y asombro, sino también mejoramos otros aspectos de nuestras vidas: nuestros niveles de energía, nuestro sistema inmunológico, nuestro compromiso con el trabajo y con otras personas, salud mental. Al hacernos más felices, reforzamos también nuestros sentimientos de autoconfianza y autoestima; Llegamos a creer que somos seres humanos merecedores de respeto. Una ventaja final y quizás menos apreciada es que si nos volvemos más felices, nos beneficiamos no sólo a nosotros mismos, sino también a nuestros socios, familias, comunidades e incluso a la sociedad en general.

Qué opinas al respecto? Tus comentarios a contacto@soyfelizyque.cl

Soyfelizyque

Una invitación a ser feliz!.