Disciplina, ayuda necesaria para alcanzar la felicidad

La felicidad es un camino que implica irnos fijando ciertas metas de superación personal que son importantes para sentirnos bien. Y para lograr esas metas o sueños es indispensable tener disciplina. Esto nos permite tener la capacidad de superar desafíos para obtener logros de todo tipo en la vida, fortaleciendo nuestra tolerancia como fortaleza que nos entrega la disciplina para superar la frustración cuando los resultados no siempre son los esperados y debemos adecuar el plan. No existe un sueño realizado ni una meta lograda en los que el dueño(a) de los mismos no haya tenido que esperar, perseverar, caer y levantarse, equivocarse, fracasar, intentar y no poder y, aun así, seguir adelante hasta llegar a la meta y ver el sueño realizado. 

La disciplina proporciona seguridad y confianza muy necesarios porque nuestra naturaleza humana tenemos dos tendencias que, aunque no son malas en sí mismas, en ocasiones impiden que nos concentremos en alcanzar un objetivo. La primera es la tendencia al ocio o la inactividad. La segunda, la tendencia a distraernos con facilidad. El ocio como tal no tiene nada de malo. Dedicarnos algo de tiempo para no hacer virtualmente nada también nos ayuda a sentirnos descansados y despejados anímicamente. El problema es cuando el ocio se convierte en pereza. La segunda, nuestra gran facilidad para distraernos, corresponde al hecho de que somos criaturas curiosas por naturaleza. Ser curiosos nos da muchas ventajas evolutivas, pero también puede sacarnos del sendero hacia un objetivo.

Pero cómo potenciar nuestra disciplina, aquí compartimos algunos hábitos prácticos:

1.-Encuentra tu verdadero objetivo. Qué es lo que realmente deseas hacer con tu vida?. Haz caso omiso de lo que el mundo espera de ti y concéntrate en encontrar lo que tú quieres de ti mismo, así, aparecerá el primer bosquejo de tu camino a la felicidad.
2.-Una vez que esboces lo que deseas, ayúdate con un calendario. Todos los grandes logros surgen de pequeñas acciones cotidianas. Genera un plan real, con acciones diarias y alcanzables con un poco de voluntad.
3.-Ten cuidado con las distracciones, tener un ambiente idóneo para hacer eso que te propusiste. Aprende a enfocar tu atención. Teniendo un calendario de actividades bien organizado, es posible que hagamos todo lo que necesitamos y/o queremos hacer. Lo importante es que definas las prioridades.
4.-Es de sabios cambiar de opinión, no por que hayas decidido que algo te gusta es tu camino en la vida a perpetuidad. Cuidado con la terquedad disfrazada de constancia. Tu vida es sólo tuya y debes consagrarla a crecer como persona y a sentirte cada día mejor contigo mismo.

Recuerda que la disciplina es el puente entre la idea y los resultados, más aún cuando construyes y/o fortaleces tu propia felicidad!
Esperamos que estos consejos sean de utilidad!. Y si tienes algún otro que desees compartirnos, escríbenos a contacto@soyfelizyque.cl 

Soyfelizyque

Una invitación a ser feliz!.