Felizmente emocional

Somos seres emocionales y día a día convivimos con nuestro mundo interior, colmado de emociones. Por lo tanto, el poder gestionarlas correctamente y guiar toda su fuerza a favor de una convivencia saludable con nosotros mismos y nuestro entorno, hace sin duda la diferencia de mantener en forma saludable nuestro bienestar.

Las emociones suelen darle una visión negativa o positiva a las situaciones, lo que nos permite adaptarnos a nuestro entorno.  Es así cómo vemos o sentimos el mundo dependerá, en gran medida,  de nuestra(s) emoción(es) del momento. 

Las emociones nos predisponen a la acción y la forma como las administremos dependerá el impulso que le imprimamos a todos nuestros proyectos. Por lo tanto, si no lo hacemos de manera adecuada, pueden inmovilizarnos. Debemos considerar que la vida sin emociones no es posible,  por lo que, aunque algunas personas renieguen de ellas o insistan en el falso afán de “controlarlas" (por ese motivo indicamos administrar, ya que es un concepto de reconocer-aceptar-y dejar ir) pueden provocar que éstas de igual manera se manifiesten en algún momento de nuestra vida y no de una manera adecuada, afectando nuestra psiquis como cuerpo.

Entonces si nuestras emociones están allí, conviviendo a diario, qué hacer con ellas? Debemos considerar que ellas están listas para convertirse en nuestro combustible o para frenarnos en nuestros proyectos de nuestra vida. Si comienzas desde el miedo, es probable que no logres visualizar todas las oportunidades que se plantean ante ti y pronto congeles tu actuar por pensar demasiado sobre algo pero sin llegar a accionar. Ahora bien, si desde la emoción de la expectativa (que no es ansiedad por el futuro sino más bien curiosidad por lo que vendrá) entonces tu organismo se prepara para actuar. Por lo tanto, ¿de qué lado emocional te gustaría iniciar tus proyectos?

La vida es un "manantial  permanente de emociones" y por ese motivo es necesario hacernos conscientes  que todos los días convivimos con ellas en su paso por nuestro cuerpo, porque una de sus características es que no son permanentes. Entonces, ese el motivo que debemos abrir las puertas, recibirlas y mostrarles la salida en un tiempo prudencial. Ya que mantener su estadía largamente, podría provocar un acostumbramiento disminuyendo, por el proceso de adaptación, sus efectos (ej: caso de la felicidad) o bien producirse un efecto contrario, aumentar sus efectos (ej: tristeza) 

Te invitamos a identificar tus emociones que te impulsan a la acción y a trabajar en aquellas que te inmovilizan, considerando que la sabiduría se inicia desde el autoconocimiento :) 

Entonces te invitamos a analizar la manera que administras tu emociones y compartirnos tu experiencia o comentarios de esta nota en contacto@soyfelizyque.cl. Anímate y coméntanos!!!! 

Soyfelizyque

Una invitación a ser feliz!.