Autoestima, bienestar, salud y felicidad

“¡Esa persona se quiere, tiene autoestima!” Pese que escuchamos esa frase de manera similar a menudo, nos queda la duda cuando aplica y cuál es su incidencia en nuestra vida. Por lo que, después de conversar con algunos expertos en el tema y revisar algunas publicaciones, podemos concluir que la autoestima es importante para tener, una salud mental saludable, una vida feliz. ¿Pero qué considera? Básicamente, es la opinión emocional de sí mismo(a). Es decir, es el resultado de un sentimiento valorativo de un conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que forman nuestra personalidad (muchas veces supera causas la racionalización y la lógica) , la cual se va modificando con el tiempo.

¿Sabías que existe una autoestima positiva y otra, negativa?. Para entender sus diferencias y comprensión de sus impactos, comentamos a continuación:

La autoestima positiva es cuando las personas se sienten bien y lucen bien, son efectivos en sus relaciones y productivos en el ámbito laboral. Responden hacia los demás y hacia ellas mismos de una manera saludable y positiva. Saben que son capaces, cuidan de sí mismos y su relación con los demás sin necesidad de sentirse superior a las demás personas. (En esto último es cuando pasamos a sobrevalorarnos, lo cual no es recomendable porque afecta negativamente en nuestra relación con las demás personas).


<< si deseas obtener en forma EXCLUSIVA nuestros contenidos, novedades, lanzamientos y mucho más, suscríbete a nuestro👉News Letter 👈>>

Una autoestima negativa o más conocida como baja autoestima hace pensar y creer a la persona que no es merecedora de aprecio y que la vida tampoco está a su favor, afectando su autoconfianza lo que lleva a tomar decisiones negativas, ponerse metas inapropiadas que no podría lograr y como consecuencia, sentirse infeliz y frustrado. Subestimando cualidades como habilidades e incluso llegando a desarrollar hábitos autodestructivos.

¿Y por qué se produce esta diferencia entre una y otra categoría? Generalmente porque en el primer caso existe un mejor autoconocimiento de sus emociones frente a problemas o desafíos de la vida, aceptando el resultado de sus propias decisiones y una actitud en positivo para aceptar su propia realidad y desde ahí, construir un mejor presente. Por consecuencia, cuando esto no se trabaja o bien existen antecedentes de algunos trastornos mentales, la autoestima disminuye quedando en baja o negativa.

La autoestima es la fuente de la salud mental, ya que una persona con autoestima se cree digna de felicidad y respeto, cree en sí misma y esto influye profundamente en su pensamiento, emociones, felicidad, deseos y metas. Cuando comente un error, siente respeto y orgullo, evita compararse con los demás, tiene un sentido en su vida, encara los problemas y dificultades desde una perspectiva diferente. Le permite tomar las decisiones correctas, tomar acción y sentirse orgullosa de sí misma. Permite actuar independientemente y asumir responsabilidad de sus acciones, metas y deseos. Es capaz de tomar nuevos desafíos y puede recibir críticas sin sentirse herida. Finalmente se considera una persona valiosa y vive la vida con un propósito concreto, se siente parte integral de su felicidad, sus relaciones y el logro de sus metas en la vida.

La Autoestima es un recurso psicológico que permite que las personas vivan con una salud mental equilibrada. Es una necesidad urgente de los seres humanos para evitar vivir constantemente con crítica, envidia, autocastigo y adicciones. Es la clave para el desarrollo de una vida feliz basada en relaciones con ella misma y su círculo social/familiar de manera saludable. 

¿Cómo está tu autoestima? ¿Consideras que es necesario fortalecerla?. Tus comentarios y opiniones, felices las esperamos en contacto@soyfelizyque.cl


<< Te recomendamos leer nuestra nota relacionada: 

Soyfelizyque

Una invitación a ser feliz!.