Autocompasión y felicidad : Trata a los demás como te gustaría que te tratasen

Seguramente has escuchado debemos tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran. Pero al realizar una autorreflexión, podrías afirmar que  nunca te has juzgado con severidad, ni menos te has criticado por alguna decisión que hayas tomado en tu vida? . Pues bien, si regularmente tiendes a repetir ese tipo de conductas, te invitamos a leer el siguiente artículo que tiene relación con la autocompasión y felicidad.

Comencemos por lo más relevante, ¿cómo definimos la autocompasión? la podemos comprender como un modo de relación con nosotros mismos, en donde predomina un incondicional aprecio y cuidado, especialmente cuando estamos pasando por un momento de sufrimiento. Y aquí ojo; aunque pueda confundirse con la lástima por uno mismo o con la autocomplacencia, la autocompasión es algo muy diferente. “Darnos a nosotros mismos el mismo cuidado, consuelo y serenidad que de forma natural hacemos llegar a quienes queremos, cuando están sufriendo, cuando fracasan o cuando se sienten inadecuados.” (Germer y Simon, 2011).
Y cuál sería el beneficio de aplicar la autocompasión? Los estudios al respecto señalan que si nos damos una pausa y aceptamos nuestras imperfecciones podríamos tener una vida mejor. La gente con altos niveles de autocompasión suelen tener menos depresiones y ansiedad, además de ser más alegres y optimistas....digamos que ya podría ser una fuente motivadora para considerarla.

La autocompasión son habilidades que pueden ser entrenadas, permitiéndonos transformar nuestro sufrimiento emocional para bien. Lo anterior, contribuye a producir cambios cerebrales que contribuyen a mejorar las relaciones interpersonales, a aumentar nuestra sabiduría, nuestra salud y felicidad. 
Y entonces, cuándo podemos aplicar la autocompasión?. Lo primero que hace falta para ser compasivo con uno mismo es darse cuenta del sufrimiento en cuanto aparece. Al hacernos conscientes de lo que nos pasa,  tomar distancia y estar presentes. Cuando las cosas van mal, es cuando más necesitamos que nos traten bien. Pero es muy posible que no haya nadie allí para hacerlo y entonces ese es el momento de aplicar la autocompasión. Por ello es conveniente entrenar esta capacidad de tratarnos con amabilidad, evitando las críticas y/o reproches a uno mismo(a) por lo que no ha funcionado bien. A veces tenemos vergüenza o pensamos que nos van a rechazar porque nos sentimos imperfectos o inapropiados y podemos aislarnos. Pero al aislarnos, solo empeoramos las cosas todavía más. El aislamiento de los demás o la desconexión de nosotros mismos son conductas perjudiciales que no nos ayudan sino que empeoran la situación.
Para sorpresa nuestra, la autocompasión también es considerado como el ingrediente perdido en los regímenes dietéticos. Jean Fein, psicoterapeuta en la Universidad de Harvard y autora del libro “La Dieta de la autocompasión” piensa que el énfasis en autodisciplina y privación de muchas dietas fracasen.  Ya que si la persona se trata a si mismo como trataría a un amigo, tomará mejores decisiones conscientes. Y eso significa, comer cuando tiene hambre, descansar cuando sea necesario. Entonces ¿será posible perder peso con amor y amabilidad hacia nosotros mismos? Sin duda que una vida llena de compasión hacia el mundo es una vida más plena ya que serás capaz de conectarte con tu entorno. Si eres capaz de conectarte mejor contigo mismo elegirás aquello que te hace bien. 

Finalmente cuanto más te entrenas en el reconocimiento del dolor y más lo aceptas, menos sufres. De a poco a poco, si te entrenas con perseverancia,  tendrás los recursos emocionales necesarios para asumir nuevos retos y alcanzar el máximo potencial para poder aplicar la autocompasión en tu vida y así contribuir a fortalecer tu felicidad!

Entonces, ¿estas dispuesto(a) a aplicar la autocompasión en tu vida? Coméntanos, recuerda que tus comentarios y/o experiencias, las esperamos felices en contacto@soyfelizyque.cl


Soyfelizyque

Una invitación a ser feliz!.