Narrativas de la vida - Se puede ser feliz con la infelicidad de otro?

En la semana impartí un curso y en el Break me uní a un grupo que animadamente eran espectadores del relato de un tercero. Mientras escuchaba parte de su narrativa, la cual parecían la sumatorias de desdichas ridiculizadas, quedé sorprendida cuando quién relataba, expresaba cierto disfrute en cada suceso. Sin embargo, mi asombro fue mayor cuando el mismo narrador, culmina con una pregunta abierta para todos los presentes: ....." y ante todo lo que les he compartido, uds. creen que se puede ser feliz con la infelicidad de otro?"....... Lo cual ha motivado compartir con uds. la siguiente reflexión y mi postura al respecto. 

Es imposible negar que más de alguna vez todos hemos tenido días con mala racha, suerte...de esos que no te quieres levantar o preferirías no haberlo hecho porque todo lo sucedido ha sido lo opuesto a lo que has querido. Frustración, pena, rabia, dolor, pueden ser algunos de los primeros sentimientos que nos abordan, y ante esa situación, desde mi perspectiva tenemos dos situaciones:

Perspectiva de quien presencia el daño y empatiza contigo: Como una manera de alivianar el impacto,  compartir con quienes son importantes en nuestras vidas y  estimamos pueden ayudarnos. Liberar emociones pero no necesariamente evitará toda las sensaciones vividas, sin embargo en cada persona existe la posibilidad de revertir la sensaciones y cómo enfocar esa situación. Siempre he considerado que las lecciones de vida, sobretodo las malas, dejan enseñanzas y oportunidades de crecimiento y aquí difiero de quienes indican que es un exceso de optimismo, porque si analizas el impacto, es una oportunidad de aprendizaje y crecimiento personal para evitar volver a repetir el hecho y que si de alguna manera no hubiese ocurrido, tendríamos menos probabilidades de colocar tanta atención al suceso y aplicar mejoras en nuestra vida.

Perspectiva de quien presencia el daño y no empatiza contigo: efectivamente en la vida existen personas con las cuales, pese a nuestros esfuerzos, no lograremos caer en gracia. Y si bien, soy una convencida de mantener relaciones de cortesía con quienes compartimos durante nuestro diario vivir, porque alguna de ellas no existe opción para evitarlas (ejemplo: forman parte del mundo laboral, familia, preferentemente), muchas veces en esas personas no comparten esa perspectiva de vida y prefieren tener una actitud más apática e incluso más negativa respecto a los sucesos negativos que uno puede vivir y al estar obligado(a) a compartir con ellas, se puede notar cierto agrado o "falsa felicidad",  cuando conocen que nuestra experiencia vivida en una determinada situación, no ha sido de las mejores. 

Ahora si te diste cuenta, en el párrafo anterior indico a ese comportamiento como "falsa felicidad" y esa mi conclusión respecto a la situación que me llevó a escribir estas líneas. Sí, porque para mi apreciación personal, es imposible ser feliz con la desgracia de otro, por muy poco feeling que tengas con esa persona si aún quisieras ser feliz con su desgracia, como podrías compartir tu felicidad (que es uno de sus principios) con alguien que es infeliz en ese momento.... a sus espaldas? Pero ya no estarías compartiendo con esa persona y los demás, quienes en ese momento solo te escuchan y no estuvieron en el principio del relato, difícilmente podrán compartir tu felicidad porque no han sido partícipe del evento (sólo serían oyentes de una narrativa en solitario y si son felices, probablemente lo sean porque activaste una identificación, recuerdo o empatía con alguna situación del relato)...... 

Definitivamente nuestra prioridad es nuestra felicidad, sin embargo, esto viene asociado a procurar el beneficio a los involucrados. Es decir, nuestras necesidades debemos cubrirlas sin afectar de forma consciente y negativa a otra persona. Además, todo tiene una asociación y una conexión, para bien o para mal. Por lo tanto, que  tus acciones estén cargadas de amor hacia ti y hacia los demás. Y tu corazón,  sabe qué es lo mejor para la mayoría. Tu corazón siempre sabrá cuál camino debes tomar, no tu ego, y te mantendrá alineado(a) con tu bienestar. Recuerda, todos tenemos la capacidad de discernir, de reconocer el bien y el mal como las consecuencias de nuestras acciones, finalmente  todos tenemos libre albedrío, pero sólo cada persona reconoce que la felicidad es un trabajo personal y en su esencia, se fortalece y multiplica, al ser compartida. Por lo tanto, a dar foco a nuestra vida, y esperar en nuestras acciones, a ser la mejor versión de uno mismo(a).


Marisol Molina- Fundadora "Soyfelizyque, una invitación a ser feliz" - SFYQ
-------------------------------------------------------------------------------------

Y tú, qué opinas al respecto?. Tus opiniones al respecto, las esperamos en contacto@soyfelizyque.cl

Soyfelizyque

Una invitación a ser feliz!.