Vive felices experiencias

En ocasiones nuestra vida puede tomar un rumbo diferente a nuestro propósito de vida. Nos preocupamos por obtener bienes materiales en vez de disfrutar de tiempo de calidad para nosotros o con nuestros seres queridos. Peor aún, con el tiempo lo más probable es que dejemos aún lado esos objetos, porque no eran necesarios, pasaron de moda, cambiamos por otros o no resultaban útiles y acabaron en algún mueble llenos de polvo. Lo gracioso es que pasaste gran parte de tu tiempo trabajando para comprarlos. Tiempo que no vuelve.....
¿Te resulta familiar? Entonces, 
de qué sirve tener tantas cosas y/o dinero si no tienes tiempo, ni personas, ni disposición para disfrutarlo? O peor aún, ¿de qué te sirve tener tanto en lo material, si no tienes salud física y mental para aprovecharlo? Cuántas veces hemos escuchado historias de vida de personas con mucho dinero y/o bienes pero con tiempo limitado de vida, donde intentar recuperar el tiempo perdido contrareloj porque lamentablemente su salud ha impuesto una fecha límite a su existencia. 

Cuando creemos que "tener" es la finalidad, y no como el medio para alcanzar nuestras metas, entonces entramos en una carrera perdida de acumular cada vez más y más objetos materiales, que no llenan para nada nuestro vacío existencial. Y así podemos, sin darnos cuenta, convertirnos en verdaderas máquinas productivas.

La profesora Sonja Lyubomirsky, del Departamento de Psicología de la Universidad de California, define la felicidad como "una experiencia de bienestar que se asocia con una profunda satisfacción y sensación de propósito vital". En tanto que el psicólogo Martin Seligman asegura que el concepto que poseemos de felicidad está profundamente unido con cuán satisfechos nos sentimos con nuestras vidas.

Esto se consigue gracias a tres puntos clave: las emociones positivas que emanan del disfrute; el goce o la comodidad, el placer que nos genera realizar ciertas actividades y la satisfacción que proviene de utilizar nuestras habilidades personales para generar el bien mayor.  Y lo anterior, se manifiesta con que sin duda, los mejores recuerdos de nuestra mente no son precisamente de cosas tangibles (que se pueden tocar), sino  experiencias que hemos vivido, tanto positivas como negativas. Y por qué lo anterior sucede? porque los bienes materiales nos producen satisfacción al comprarlos, pero al cabo de unos días perdemos totalmente ese poder gratificante, no así las experiencias que vivimos. Por lo tanto, cada experiencia es única y por tanto son difíciles de comparar, es así como en el tiempo cobran un alto valor emocional y sentimental, más aún cuando dichas experiencias son vividas con otros (recuerda que somos seres sociales)

Tus experiencias forman parte de tu identida y las vivencias acumuladas a lo largo de tu vida tienen un significado y te definen como persona, no así tus posesiones. Por lo tanto, más que acumular cosas, te invitamos a disfrutar y compartir más! Te animas a intentarlo? cuéntanos tu experiencia a contacto@soyfelizyque.cl felices estaremos al conocer tu historia.

Soyfelizyque

Una invitación a ser feliz!.